ÁNGELA MAZA, CFGM AT. PERS. SITUACIÓN DE DEPENDENCIA, MOVILIDAD EN FOUGÈRES (FRANCIA)

Esta experiencia que he vivido durante 3 meses ha sido todo aprendizaje, he aprendido sobre el trabajo que estaba desarrollando, es decir, sobre los estudios que he hecho, he aprendido mucho francés teniendo en cuenta que me iba sin saber nada de francés, he aprendido sobre las diferencias culturales y como una persona puede ser totalmente distinta y tener unos patrones diferentes según su cultura. He aprendido sobre la vida en sí.

Conocimos a mucha gente en esta experiencia, tanto en el trabajo como en la calle. Fueron muy amables con nosotras y siempre nos ayudaron en cualquier cosa que necesitamos.

El trabajo fue bien, es un trabajo duro pero las personas son muy agradecidas contigo y en las residencias aprendimos mucho. Hicimos muchísimas cosas de las que habíamos aprendido en las asignaturas dadas en el grado. Allí se extrañaban siempre que decía que era mi primer período de prácticas y que eran 3 meses ya que en Francia desde que son chicos van haciendo periodos de prácticas cortos. Yo tuve conmigo a una chica de 14 años que estaba de prácticas solo por 3 días! Y las chicas de mi edad que estuvieron conmigo solo estaban unas 3 semanas, pero ya habían hecho otros periodos cortos de prácticas en otras empresas mientras estudiaban.

Fougerès era muy bonito, era medieval así que era algo totalmente distinto a lo que estábamos acostumbradas, parecía sacado de una película. El tiempo no era muy bueno, pero al final te acostumbrabas. Tenía bastantes parques y nosotras estábamos alojadas en una especie de hotel el cual estaba en el centro, así que teníamos muchas cosas al lado.

Visitamos El Castillo de Fougerès, Rennes, Mont-Saint Michel y más cosas.

En el pueblo teníamos sitios que frecuentábamos bastante como el Café de Paris, era un sitio tranquilo pero se llenaba de gente, y se estaba muy a gusto..

El tema del idioma fue muy difícil porque no sabíamos nada, al principio fue duro porque no podíamos comunicarnos con las personas mayores. Con los trabajadores era algo más fácil ya que las señas ayudaban mucho a que nos entendieran, pero poco a poco supimos adaptarnos y cada vez era más fácil y aprendíamos más rápido. Aunque todas estamos de acuerdo en que es mucho más fácil entender lo que dicen que hablar francés.

Es una experiencia dura pero llena de aprendizaje, te enriquece mucho como persona.

Me ha servido muchísimo esta experiencia, y espero seguir aprendiendo francés!

 

À revoir!

 

 

Deja un comentario