CARLOS MENA, ALUMNO DE CFGM ACT. COMERCIALES, EN MALTA

Se acerca el momento y aun así no eres consciente de lo que se avecina, lo ves todo tan normal como el día a día, pero en el momento de preparar las maletas y despedir a tu gente te das cuenta de que algo está cambiando y que sin miedo a lo que venga será una experiencia que marcará tu vida.

Si ya te has montado en el avión, demuestras que estás preparado para afrontar cualquier situación que aparezca en los siguientes tres meses, con lo cual, solo te queda esperar. Una vez que llegas y conoces el destino, compañeros, empresa y alojamiento debes adaptarte a la vida lo mejor que puedas y en mi caso, desde el primer día me sentía como en casa. Tuve la suerte de compartir esta experiencia con compañeros que solo en una semana, parecía que nos conociéramos desde pequeños.

Cada día te brinda la oportunidad de conocer mil historias y tener recuerdos para siempre, aprovechándolo al máximo, sentirás que una parte de tu vida muy importante pertenece al programa de movilidad Erasmus. Esta isla tan acogedora y sociable hace que te sientas como en tu entorno y puedo asegurar que al volver a España, he dejado allí un hogar y una familia que nunca olvidaré.

En relación a las prácticas en la empresa, aprendes cada día más tanto a nivel profesional como a nivel lingüístico, algo que te ayudará en el entorno laboral y te servirá siempre para bien en tu futuro trabajo.

Me encantaría plasmar toda mi experiencia pero ni en todas las fotos ni textos que pudiera escribir, detallaría lo maravilloso que es vivir esta oportunidad que brinda nuestra fundación.

 

Sin más, animar a todo aquel que pueda disfrutar de ser uno más en el mundo Erasmus, a vivir algo de este nivel, algo sin palabras y algo único…

Gracias una vez más a estos tres meses y nunca lo dejéis escapar.

Deja un comentario