JESSICA GARCÍA, CFGM GESTIÓN ADMINISTRATIVA, MOVILIDAD EN CORK (IRLANDA)

Creo que uno no es consciente de todo lo que conlleva ser elegido para vivir una experiencia tan bonita como una Erasmus, hasta que ya es hora de regresar a casa. Cuando a mi me dieron la noticia no me lo podía creer. ¡Me iba a Irlanda! Ya estaba todo dispuesto y solo quedaba hacer las maletas, que con mucho esfuerzo y un par de días estaban listas.

En mi caso, las prácticas me tocó hacerlas en Cork, al sur de Irlanda. Mi primera impresión fue que era como un pueblo, a pesar de ser la segunda ciudad más grande después de Dublín. La gente es muy amable y sociable, como si los conocieras de toda la vida.

Cuando llegué a la casa que iba a ser mi hogar durante tres meses me sentí un poco perdida, pero con el paso de los días me di cuenta de la suerte que había tenido de estar en esa casa con los que han sido mis compañeros, ya que hicieron todo lo posible desde un principio para que me sintiera cómoda y me ayudaron en todo lo que podían.

Respecto al trabajo los horarios varían, pero por ejemplo el mío era de 10 de la mañana a 5 de la tarde. Aunque si entrábamos a las 10 o antes dependía de la cantidad de trabajo que hubiera ese día. La empresa en la que yo desarrollaba las prácticas se dedica a llevar gente de movilidad a varios países. Mis prácticas eran de administración, pero si lo necesitaban también echaba una mano al equipo de marketing.

Los fines de semana aprovechamos para salir a recorrer los puntos importantes de la ciudad o sumergirnos en el ambiente nocturno de Cork y sus pubs o viajar a lugares turísticos por toda Irlanda. Hay muchos sitios que ver y ni siquiera en tres meses me dio tiempo a ver todos los que quería.

He conocido a mucha gente que estaba de paso por la ciudad para hacer prácticas y gente que estaba trabajando y viviendo allí. Pero lo más fascinante de todo esto es que aunque por supuesto he conocido a españoles, la mayoría de los amigos que he hecho eran de diferentes nacionalidades como italianos, franceses, belgas, alemanes, noruegos, brasileños, eslovenos, etc.

Sin duda es una experiencia que no cambiaría por nada del mundo, porque gracias a esto he hecho amigos para toda la vida y no solo por España, sino por el mundo entero.

Deja un comentario