MANUEL MARÍN, ALEJANDRO MORANCHO, NATIVIDAD LOBO – MALTA

Llega el momento de hacer la entrada de blog que nos pidieron Rosario y Antonio, esto quiere decir que se acerca el final de nuestro ERASMUS, mirando 3 meses atrás hemos cambiado mucho tanto a nivel personal como profesional, y aunque cada uno de nosotros 3 somos muy diferentes, notamos y percibimos un mismo sentimiento de haber evolucionado bastante en estos 100 días.

Coincidimos los 3 que echamos mucho de menos Sevilla, y a toda nuestra zona de confort, pero sin lugar a dudas esta experiencia nos ha cambiado para siempre, ya que enfrentarnos a problemas como es hacer nuevos amigos, administrar el dinero para poder comprar, pagar la casa, salir de fiesta, etc no es sencillo y además se une que es todo en otro idioma y otra cultura lo cual “choca” mucho al principio. Con el paso de los días nos fuimos haciendo a nuestra nueva casa y a nuestros nuevos compañeros que al final acabarían siendo más que eso, incluso amigos. Además, poco a poco fuimos mejorando y aprendiendo el idioma lo que nos facilitó mucho la adaptación.

A nivel profesional, aunque de manera distinta todos nos hemos sentido satisfechos en nuestros centros de trabajo y aunque es verdad que hay momentos que se pasa mal ya que quizás habríamos querido hacer más tareas o hacerlas de diferente forma, tenemos que pensar que es otra cultura y en algunos aspectos cambia la visión a nivel laboral.

En estos más de 3 meses nos ha dado tiempo a descubrir además de la fiesta (Paceville) un poco de la cultura maltesa, hemos estado en sitios diferentes, pero igual de bonitos, juntarnos todos en lugares tan hermosos como St Peter’s Pool, Mdina, las islas de Comino o Gozo ha sido una experiencia gratificante para todos, disfrutar de estas playas y estos lugares durante esta estancia será inolvidable.

Mientras escribimos esta entrada de blog a 3 días de marcharnos, organizamos la que será nuestra última salida, con los amigos que dejamos aquí y en el recuerdo los que se fueron y no olvidaremos. Volvemos a Sevilla con la mente más abierta, y habiendo crecido muchísimo tanto personal como laboralmente, por supuesto aconsejar a todo el que pueda que disfrute esta experiencia única e inolvidable.

 

Deja un comentario