NOELIA SÁNCHEZ Y PAULA LUQUE, ALUMNAS EDUCACIÓN INFANTIL, PARMA (ITALIA)

Sin darnos cuenta llego ese día, ese día en el que ya teníamos que volar,  volar de nuestro hogar del que nunca habíamos salido más de un finde, volar de nuestra ciudad, de nuestros amigos…

Y nos embarcamos juntas en esta aventura de la que podremos contar anécdotas toda nuestra vida.

Y recién aterrizadas en Bolonia, pudimos contar la primera, ya que esa noche íbamos a quedarnos en un hotel, pero para nuestra sorpresa…. El hotel se encontraba en las afueras de Bolonia, a todas las personas que le preguntamos se echaban las manos a la cabeza ya que era imposible ir a esa hora a ese lugar….

Con solo mirarnos supimos que ahí la aventura acababa de empezar.

Nos arriesgamos y sin ningún rumbo cogimos el primer autobús que pasaba por la parada del aeropuerto, y en ese momento se nos ocurrió hablarle a nuestro casero, pensábamos que él podría ayudarnos en algo, y así fue…. “chicas no os preocupéis, coged el primer tren que vaya hacia Parma y allí os recojo” pero la tranquilidad no duró mucho …

Una vez que llegamos a la estación central de Bolonia, ¡nos esperaba otro nuevo reto, que nos pondría de nuevo a prueba!

El reto era el siguiente; debíamos de bajar 5 plantas sin ascensor en menos de 5 min, pero …. No íbamos solas, nos acompañaban 3 maletas de 20 kg y 2 maletas de 10 kg.

Por suerte no hubo ningún herido, las maletas bajaban solas al grito de ¡CUIDAO QUE VA!

Y al fin nos montamos en el tren con las lagrimas a punto de salir. No podía empezar mejor nuestro experiencia  Erasmus.

Y ya por fin en nuestra nueva casa, sin creérnoslo aun, pudimos descansar de ese día tan intenso.

 

Pero en esta aventura no estábamos solas, nos acompañaban dos compañeras de piso del centro Sopeña de Juan de Vera.

Llegó nuestro primer fin de semana en Parma y queríamos viajar. El primer destino que elegimos fue Módena.

Una ciudad pequeña pero preciosa.

Con muchos nervios e ilusión empezamos la semana teniendo el primer contacto con la escuela.

Durante la semana empezamos a conocer Parma, íbamos comprando en los supermercados mas cercanos, pero nos dimos cuenta que teníamos que encontrar supermercados más baratos. Buscando, encontramos el supermercado Lidl, pero… lo barato sale caro, eran 50 minutos andando.

Para nosotros eso no era un problema, nuestro problema llegó cuando teníamos que ir cargadas de bolsas.

Y nos preguntamos – ¿andando? – ¿50 minutos? – ¿cargada de bolsas?

Pero nuestra imaginación de supervivientes daba para más… teníamos vacías muchas maletas de viaje y había que darles uso, así que una cada una y ¡a andar se dijo!

 

La ida se nos hizo fácil, pero la vuelta aun no la habíamos pensado, por lo que había que buscar otra solución. Muy cansadas de nuestra primera compra decidimos pensar sentadas, y donde ??? en una parada de autobús justo a la salida del super y hay fue donde nos inspiramos y dijimos ¡tia el autobús!

Sin pensarlo dos veces no subimos en el primero que vino sin saber si ese nos iba a llevar a casa.

Y formando frases al estilo indio le pudimos preguntar mientras pasaban las tres paradas que duraba nuestro viaje. Bajamos y… nos dimos cuenta de que no habíamos pagado, pero ya era tarde.

Nuestro siguiente viaje era Milán.

Nuestra idea era coger el tren destino Módena ya que era mucho más barato y eso hicimos.

Con nuestros billetes en la mano y creyéndonos que Milán nos iba a salir muy barato nos dimos cuenta que el tren destino Módena iba en sentido contrario, es decir, Milán estaba para el otro lado. Nerviosas y sin saber que hacer, ya que los billetes no se pueden cambiar teníamos que cambiar nuestro destino en menos de 10 minutos. Por lo que nuestro nuevo destino fue … BOLONIA, ya que el día que llegamos no nos dio tiempo a verlo.

A este viaje nos acompañaron nuestras dos compañeras de piso, sin tener nada planeado nos lo pasamos muy bien y pudimos disfrutar de una ciudad con mucho encanto.

Próximo destino… FLORENCIA

Este viaje fue muy especial, ya que lo compartimos con nuestras compañeras de clase que están haciendo  ERASMUS en Ferrara.

De este viaje nada podía salir mal. El alojamiento era increíble, un apartamento que estrenamos nosotras decorado de una manera especial.

Llegó el momento de cenar y decidimos ir al lugar que nos había aconsejado nuestra casera…AL SOLITO POSTO.

Tras estar esperando mesa cerca de 1 hora el camarero decidió agradecernos la espera con una pisa de aceite y azúcar AL ESTILO ANDALUZ y copas de champán.

Florencia no nos pudo gustar más. Cada monumento, cada puente, cada calle, todo tenía su encanto.

No nos hizo mal tiempo por lo que pudimos hacernos muchas fotos bonitas.

El viernes de la siguiente semana se acercaba, no teníamos planes y eso NOS ASUSTABA.

Pero para eso están nuestras compañeras de Ferrara que con solo una llamada todo lo solucionan.

Solo media hora más tarde y con una maleta hecha en menos de 3 minutos estábamos en el andén con destino… FERRARA.

Llegamos a la hora de la cena y como no en esa mesa rodeada de tantas sevillanas no podía faltar la ensaladilla y las croquetas y por supuesto, muchas risas y bailes, y todo esto dentro de… LA DISCOTECA.

Nuestro siguiente viaje fue un lugar muy especial, que traíamos en mente desde España; ROMA.

Pasamos tres días inolvidables, pero con más de una anécdota que siempre recordaremos.

Desde el momento en el que llegamos quisimos aprovechar tanto el tiempo que nos fuimos al Coliseo con las maletas (NO PARABAN DE DECIRNOS QUE NOS HABÍAN ECHADO DE CASA YA QUE ERAMOS LAS ÚNICAS PERSONAS QUE VAN A VISITAR CON MALETAS). Después de esperar tanto en la cola, llegó nuestro turno, pero… NO DEJABAN ENTRAR CON MALETAS, y en ese momento nos dimos cuenta de que teníamos que dejar las maletas en el hotel. Después de todo esto, pasamos un día estupendo, visitamos la fontana di Trevi, el Coliseo, Foro Romano…

 

El día siguiente estaba totalmente planeado o por lo menos eso creíamos, pero NO. Pusimos rumbo al Vaticano a las 7 de la mañana, queríamos abrir nosotras el Vaticano y con suerte casi lo cerramos. Íbamos guiándonos de un móvil con GPS que nos ofreció el hotel (de él sí que no nos vamos a olvidar nunca) nos hizo recorrernos todas las iglesias de Roma, y tras preguntar a 173712371 personas, buscar en Google 182934 veces e intentar que el móvil no se cambiara de ubicación más, llegamos al Vaticano y para nuestra sorpresa ¡ESTABA EL PAPA FRANCESCO!

Nos impresionó muchísimo y tras estar un rato disfrutando de esas vistas, fuimos al castillo de Sant Ángelo y al barrio de Trastevere.

¿Próximo destino? VERONA.

Una cuidad con mucha magia por esas calles tan particulares, pudimos visitar el balcón de Romeo y Julieta que nos trasladó a aquellos tiempos.

Otro viaje que también planeamos con mucha ilusión fue… VENECIA.

Y aunque no pudimos pasar mucho tiempo lo disfrutamos al máximo, empezando por visitar muchos de los puentes que caracteriza a Venecia, pudiendo disfrutar también de las maravillosas tiendas de máscaras y de cristales de Murano.

Tras subir y bajar más de 39484 puentes y ver 91284 carteles de PIAZZA SAN MARCO, por fin pudimos llegar, una plaza que nos dejó sin palabras, cada uno de los rincones que mirábamos eran impresionantes.

Continuamos nuestro viaje visitando el puente de Rialto en el que pudimos hacernos fotos preciosas.

Para finalizar este viaje tan estupendo cogimos el vaporeto para podernos desplazar a las islas de Venecia (Murano y Burano).

Aunque las dos nos parecieron muy bonitas la que más nos impresionó fue BURANO, por esas casas tan coloridas que le dan a la isla un aire diferente.

Fui y será un viaje inolvidable que siempre recordaremos.

Aprovechando que era el cumpleaños de Paula Luque, las niñas de Ferrara quisieron venir para celebrar el cumple y la feria.

Pasaron con nosotras todo el finde, le enseñamos Parma y disfrutamos mucho.

Nuestro último destino… MONTERROSO.

Postpusimos mucho este viaje ya que el tiempo no nos acompañaba. Desesperadas por el mal tiempo que hacía y por no poder salir de casa, decidimos arriesgarnos y buscar algo para irnos a Monterosso si o sí.

Buscamos un piso con otras tres alumnas del centro Sopeña  Juan de Vera y nos fuimos todas desde el viernes al domingo.

Con muchas ganas de llegar para tener un finde de desconexión, nos asombró sus maravillosas playas, aunque un poco pequeñas, pero de aguas cristalinas.

Aprovechamos el finde al máximo, llevándonos todo el sol que pudimos. Nos hicimos amigas de un grupo de chavales ingleses que también estaban de Erasmus.

FUE UN FINDE MARAVILLOSO

Esta experiencia está llegando a su fin, no ha sido un camino nada fácil.

Y aquí nos encontramos 19 DE JUNIO, con ganas de salir corriendo con esas maletas y de volver a vivir esa aventura para llegar al aeropuerto.

Ya estaba todo listo, bueno, desde hace un par de semanas, con los mismos nervios del 14 de marzo, queriendo recordar todas las aventuras de esta experiencia en esa noche, pero era imposible, habíamos vivido tanto juntas que nos faltaban horas para volver a recordarlo todo.

Muchas risas, muchas aventuras, muchos viajes y también muchos momentos en los que hubiéramos cogido el primer vuelo a España, eso era todo lo que nos llevábamos de Italia.

Y por supuesto, siempre llevándonos el cariño de esos niños que durante 3 meses hemos sido sus “tatas”.

Y ya estamos aquí, en este mismo avión, pero esta vez de vuelto, DESTINO SEVILLA, y cargada de una maleta más, llena de muchos recuerdos y momentos que siempre se quedarán con nosotras.

ARRIVEDERCI ITALIA, CI VEDIAMO PRESTO

Deja un comentario